Viajes

California dreamin' España

Siguiendo el plan de colonización de la Corona española, el llamado 'Camino Real' se adentra en el alma del estado 'yankee' por antonomasia

/viajes/archivos/201104/california1-491x252x80xX.jpg

RUTA AMERICANA El estado yanqui por antonomasia tiene una arteria por la que corre sangre española: el Camino Real, herencia de las misiones del siglo XIX
MARTA GESTO

Guía práctica

  • Playas

    Desde Old Town: Las mejores playas se encuentran a escasos kilómetros de Old Town: Jolla y Mision Bay.

  • Alojamientos

    Frente al mar: Four Seasons Resort es uno de los mejores hoteles para hacer un descanso en el camino. www.fourseasons.com/ santabarbara. Para quienes buscan acción, tienen en Nomadsurfers una buena opción. El surfcamp incluye clases para aprender este deporte.

  • Transporte

    En coche: Para hacer el Camino Real lo mejor es alquilar un coche San Diego.

  • Tradición

    Agosto: Santa Bárbara escenifica sus orígenes españoles en una fiesta que se celebra entre el 3 y el 17 de agosto.

De San Diego a San Francisco, la soleada California custodia con esmero una herencia española que va más allá del topónimo latino de sus principales ciudades. De sur a norte, siguiendo el plan de colonización de la Corona española, el llamado 'Camino Real' (The King's Highway) ofrece al viajero la posibilidad de adentrarse en el alma del estado 'yankee' por antonomasia: la meca del cine, del baloncesto, el paraíso del surf, la cuna del movimiento hippy, la tierra prometida... 

El estado mima su 'Camino Real', la vía de comunicación que unía las primeras misiones cristianas, fundadas al ritmo del viaje evangelizador del mallorquín Junípero Serra a finales del siglo XVIII. Las misiones, separadas por la distancia podía recorrerse en una jornada a caballo. Eran la semilla de los primeros pueblos, fundados para albergar a los indios conversos. 

Al igual que el Camino de Santiago simboliza el viaje del Apóstol a Compostela, éste sigue la ruta hacia el norte del fraile mallorquín. Al igual que la concha de vieira simboliza el peregrinaje a Santiago, éste cuenta con su propio símbolo: la campana. Esta ruta está salpicada de campanas de bronce que muestran al visitante despistado el camino a seguir.

Olvidado durante años, el Camino Real resurgió de sus cenizas en el siglo XIX hasta devenir en una más que aceptable red viaria. Si el Camino de Santiago se realiza a pie, este otro peregrinaje al otro lado del Atlántico se disfruta en coche, abundando en la espontaneidad del viaje y eligiendo cada noche dónde dormir entre la variada oferta de hoteles y moteles que dan al viaje el perseguido sabor californiano. 

Arranca a escasas once millas de la frontera con Tijuana, en la Misión de San Diego de Alcalá. Tras ella, otras 19 misiones, cuatro presidios y varios pueblos salpican el viaje hasta San Francisco Solano, en Sonoma. 

La antigua ruta recorre hoy las ciudades y parajes más míticos de la costa californiana. Siguiendo los pasos del padre Serra, el visitante se sorprenderá con el bullicio de San Diego, la primera parada, donde podrá perderse en el victoriano Gaslamp Quarter, admirar la antigua ciudad española del Old Town o desplazarse hasta las cercanas playas de La Jolla o Mission Bay.

De San Diego a Los Ángeles, y de ahí, a Santa Bárbara, pasando por la animada vida nocturna de San Luis Obispo o el lujo de El Carmel, donde Clint Eastwood fue alcalde durante años y donde reside. Entre misión y misión, el camino transita el paraíso surfero de Santa Cruz hasta el fin del trayecto, en San Francisco: la bahía más famosa del mundo, con el incomparable Golden Gate y la isla de Alcatraz.

La Semana Española

Si bajo los arcos de cada misión se puede apreciar el alma española, hay una parada en el camino en la que el visitante tendrá la sensación de haber sido transportado desde California hasta Sevilla o Las Palmas. 

Santa Bárbara conserva el sabor español como ninguna. Avenidas salpicadas de palmeras, edificios encalados de amplios ventanales, soportales blancos en los que encontrar una sombra que atenúe los rigores del verano... Así es esta ciudad que presume de su origen. 

La avenida principal se convierte cada año en el lugar donde Santa Bárbara escenifica sus orígenes españoles, aunque la fiesta hoy bebe tanto o más de la tradición mexicana. Del 3 al 7 de agosto, peculiares banderas rojigualdas, con un castillo en su corazón, volverán a adornar las farolas mientras la ciudad baila hasta la madrugada en las llamadas 'Noches de Ronda'. Es la celebración de la vida, la Historia y la diversidad. Es la sangre española en el corazón de California.

Vocento
rss